Hirving Lozano

Cuando un futbolista tiene que dar el salto a Europa siempre existe la duda de si podrá adaptar su fútbol a un ritmo diferente. Luego está el tema del idioma, del feeling, de la cultura y de todo lo que va relacionado con un cambio de paradigma como éste, pero a nivel futbolístico no hay nada tan determinante como el ritmo. Con sus múltiples diferencias, pues en Italia no se juega como en Inglaterra ni en México como en Brasil, la forma en la que se entienden tanto los espacios como el tiempo que se tiene para ejecutar cada acción lo cambia absolutamente todo. Incluso para genios como Neymar.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
En Europa todo va más rápido. Hay menos espacio para ejecutar y, sobre todo, menos tiempo para pensar. Todo debe ser automático.

La ventaja que tenía Hirving Lozano es que antes de llegar a Europa ya jugaba a un ritmo altísimo en México. Físicamente es ágil, rápido, elástico y eléctrico. Su toma de decisiones es más que correcta y, sobre todo, muy variada en la forma y en el fondo. Sabe moverse para recibir, pero también sabe desmarcarse para amenazar. Y, lo que es más importante, sabe que si puede realizar una acción en un segundo, ésta será mucho más decisiva que si la realizara en dos.

De ahí que su primer impacto en Holanda esté siendo sobresaliente. Hirving Lozano ha caído de pié en el PSV Eindhoven de Cocu por una cuestión de nivel y de adecuación. Su rango de movimientos son los propios de un extremo muy moderno. Es decir, busca recibir constantemente, al empezar en izquierda tiene el terreno abierto para conducir con diestra, puede mediapuntear llegado el caso y, además, sin balón se desmarca muy bien a la espalda de la zaga rival. Y esto le convierte en una amenaza doble: si el balón está en su zona malo para la defensa, pero si lo está por la contraria puede ser aún peor. Los 10 goles y 5 asistencias que lleva en 12 partidos en Holanda así lo demuestran. Hirving tiene mucho olfato tanto para marcar sus goles como los del resto (rechaces, segundo palo…).
Su velocidad conduciendo y su capacidad de desborde saliendo por ambos perfiles es lo primero que uno percibe del mexicano. A fin de cuentas es un estilete brutal. Pero es el resto de cuestiones lo que le convierte en un jugador especial con un futuro esperanzador en Europa. Porque es a partir de esa actividad constante, de esa intuición para la definición y de esa interpretación del espacio lo que permitirá a Hirving seguir luciendo sus cualidades más vistosas.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
“Para mí hay dos temas en su llegada a Europa. El primero es que en Holanda se defiende bastante peor que en México. Por nivel individual y por estructura. Además, ha llegado a un equipo que le viene de maravilla. Hoy en día más que nunca, el PSV de Cocu es pura verticalidad. Su centro del campo no tiene ninguna intención de control. Todo es vertilicalizar para aprovechar las piernas de Bergwijn-Locadia-Lozano. Entre estos factores se entiende la explosión goleadora de Hirving”